Cómo obtener en QGIS un vectorial que pueda transformarse en PDF sin perder sus propiedades

En los dos últimos artículos he estado explorando la posibilidad de cómo convertir un PDF con información geográfica en archivos vectorial, ráster o viceversa. La única posibilidad que me faltaba era de la producir en QGIS archivos vectoriales que pudiesen ser transformados en PDF y que al revertir el proceso conservasen sus propiedades geográficas. Los archivos PDFs son un formato propietario que resulta muy conveniente a la hora de visualizar información geográfica porque los usuarios finales no requieren tener instalados AutoCAD, ArcGis o QGIS en su sistema.

El software intermediario para hacer la transformación a PDF, desde un archivo vectorial o viceversa, fue Inkscape. Sin embargo, fue imposible, en el 100 % de los casos, lograr que QGIS convirtiera los archivos vectoriales shapefile generados por mi y transformados en dxf para que pudiesen ser leídos con Inkscape. Si los dxf eran producidos por terceros, la transformación de éstos a shapefile y nuevamente a dfx no producía ningún problema. Esto me llevó a probar un formato diferente a dxf y descubrí el potencial de los *.svg (Scalable Vector Graphics); para los cuales habia sido desarrollado un plugin en QGIS: SimpleSvg.

Después de instalado SimpleSvg, a través del “Administrador de Complementos” de QGIS, cargué un archivo vectorial en la vista (la proyección del proyecto debe ser idéntica a la del shapefile) y lancé el plugin; obteniendo lo siguiente:

svg1

Con “Resize Map or Set Extend” del plugin se puede conocer la magnitud de extensión de la vista:

svg5

Luego de establecer la ruta y el nombre del archivo, con click en aceptar se produjo el archivo *.svg que pudo ser abierto con Inkscape (es necesario anotar la escala a la cual se grabó para efectos de su restitución); tal como se muestra a continuación:

svg2

Pude comprobar, con el editor de nodos, que era efectivamente un archivo vectorial con dos capas. La externa correspondía al contorno del área de la vista.

Después de añadirle algo de texto, la grabé como *.pdf luciendo así:

svg3

El PDF se puede abrir nuevamente con Inkscape manteniendo sus propiedades vectoriales.

Como el formato *.svg no es reconocido por GDL/OGR entonces hay que grabarlo como *.dxf para poder tenerlo en QGIS nuevamente. Aunque no tan colorido como su predecesor *.svg, la producción del *.dxf también es posible:

svg4

y se comprueba que no ha perdido sus propiedades de archivo vectorial mediante el editor de nodos de Inkscape. Por tanto, puede ser cargado en QGIS, georreferenciado y convertido en shapefile o en cualquier otro formato compatible con GDAL/OGR.

Esta entrada fue publicada en Debian, QGIS, SIG, Software Libre. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s